Rusos tratan de salir del país tras llamado a reservistas



Los vuelos se llenaron en poco tiempo y los precios de los pasajes se dispararon en medio de temores de que Rusia pueda cerrar sus fronteras o de que Putin anuncie una movilización más amplia en la que todos los hombres en edad de luchar sean enviados al frente

Rusia

Un gran número de ciudadanos rusos corrieron a reservar vuelos para salir del país luego de que el presidente Vladimir Putin anunció una movilización parcial de reservistas para enviarlos a luchar en Ucrania.

Los vuelos se llenaron en poco tiempo y los precios de los pasajes se dispararon en medio de temores de que Rusia pueda cerrar sus fronteras o de que Putin anuncie una movilización más amplia en la que todos los hombres en edad de luchar sean enviados al frente.

Los pasajes de Moscú a Belgrado de Air Serbia —la única aerolínea europea aparte de Turkish Airlines que mantiene vuelos a Rusia pese al embargo de la Unión Europea— se agotaron para los próximos días. El precio de los vuelos desde Moscú a Estambul o Dubái se disparó en cuestión de minutos, hasta llegar a los 9.200 euros (9.119 dólares), por un vuelo sencillo en clase turista.

El decreto de Putin estipula que el Ministerio de Defensa determinará la cantidad de gente a reclutar. El ministro de Defensa, Sergei Shoigu, anunció en una entrevista televisada que en una fase inicial serán llamados 300.000 reservistas con experiencia en combate o servicio militar.

Rusia ha registrado un notable éxodo de ciudadanos desde que Putin lanzó su invasión de Ucrania hace casi siete meses. En su discurso del miércoles en el que anunció la movilización, Putin emitió además una velada amenaza de guerra nuclear a sus enemigos de Occidente.

Las expresiones de pánico proliferaron pronto en las redes sociales. Grupos antibélicos dijeron que la escasez de pasajes aéreos para salir de Rusia y sus precios abultados se deben a una demanda enorme y se agotaron en poco tiempo. Las redes sociales en Rusia se llenaron de recomendaciones sobre cómo evitar el reclutamiento o para salir del país.

Algunas publicaciones afirmaban que algunas personas habían sido enviadas de regreso en la frontera terrestre con Georgia y que el sitio web de la compañía ferroviaria nacional colapsó debido a la cantidad de gente que buscaba maneras de salir del país.

El grupo de monitoreo OVD-Info señaló que más de 800 rusos fueron arrestados el miércoles en protestas contra la guerra en 37 ciudades del país, incluyendo Moscú y San Petersburgo. En la capital, los manifestantes gritaban consignas como “¡No a la guerra!” y “¡Vida para nuestros hijos!”

En un aparente intento de calmar la situación, funcionarios rusos dijeron que la movilización afectaría a un número limitado de personas que cumplan con ciertos criterios. Sin embargo, la información contradictoria y la falta de detalles contribuyó al pánico.

El líder de la comisión parlamentaria a cargo de Defensa, Andrei Kartapolov, dijo que las autoridades no impondrán nuevas restricciones a los reservistas que quieran salir del país. Pero también recomendó a los individuos que puedan ser elegibles no viajar a “los resorts en Turquía”.

“Pasen sus vacaciones en los centros turísticos de Crimea o en la región de Krasnodar (en el sur de Rusia)”, señaló Kartapolov, según medios locales.

Un grupo con sede en Serbia llamado “Rusos, bielorrusos, ucranianos y serbios unidos contra la guerra”, tuiteó que no había vuelos disponibles de Rusia a Belgrado hasta mediados de octubre. Añadió que también están agotados los vuelos a Turquía, Georgia y Armenia.

“Todos los rusos que querían ir a la guerra ya están allí. ¡Nadie más quiere ir”, expresó la agrupación.

Un hombre ruso de nombre Sergey dijo que se había preparado ante la posibilidad de un llamado de reservistas y rápidamente sacó a su hijo de 17 años del país.

“Los pasajes no costaron mucho, probablemente porque fui lo suficientemente rápido. Y pasamos la frontera sin problemas”, dijo el miércoles a su llegada al aeropuerto de Ereván, la capital de Armenia.

“Aún no recibo una carta de la oficina de reclutamiento”, dijo su hijo, Nikolai, pero seguía investigando posibles exenciones “así que nos fuimos”. Se negaron a dar su apellido.

Belgrado, la capital de Serbia, se ha convertido en un destino popular para los rusos durante la guerra. Hasta 50.000 rusos han huido a Serbia desde que Rusia invadió Ucrania en febrero y muchos han abierto negocios, especialmente en el sector de la tecnología de la información.

Los rusos no necesitan visa para entrar en Serbia, que no se ha sumado a las sanciones occidentales contra Rusia.

Comparte esto!

Deja un comentario